Ya rige la ley de fertilización asistida en la provincia de Buenos Aires

Por Ana Laura Caruso
Perfil.com

La ley permite que las parejas se sometan a tratamientos de fertilidad de manera gratuita. Opiniones a favor y en contra. Polémica con las prepagas

En los tiempos que corren, la infertilidad es un problema que afecta a cada vez más personas. Se estima que a nivel global una de cada siete parejas en edad fértil tiene dificultades para concebir. “La infertilidad tiene una tendencia creciente en los últimos años porque la mujer va postergando la maternidad por motivos profesionales”, explica el Doctor Marcos Horton, director de Pregna y Presidente de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (Samer).

“El período fértil ideal es entre los 20 y los 30 años, pero a esa edad son muy pocas las mujeres que buscan un hijo”. Según el especialista, la edad promedio de consulta por infertilidad entre las mujeres es de 37 años.

Pero además, el sueño de tener un hijo no será realizado sin el bolsillo lleno. Los tratamientos, dependiendo de si son de baja o alta complejidad, oscilan entre los 5000 y los 20000 pesos. Si bien la infertilidad es un mal que aqueja al 15 por ciento de las parejas que buscan concebir, el Estado parecía no hacerse cargo del tema. Pero en estos últimos meses hubo un avance importantísimo que abrió el camino para una legislación a nivel nacional. Se trata de la Ley de Fertilización Asistida de la Provincia de Buenos Aires (Nº 14208), que comenzó a regir el 1 de enero de este año, tras ser aprobada en diciembre de 2010.

La nueva ley obliga a IOMA (prestadora de salud estatal) y a las prepagas privadas a incorporar los tratamientos de fertilización asistida en sus programas regulares anuales. Además, autoriza a cuatro centros asistenciales a atender a quienes no tienen obra social: el Hospital Güemes (Haedo), el Policlínico General San Martín (La Plata), el Hospital Penna (Bahía Blanca), y el Allende (Mar del Plata).

El punto principal de la ley es que se declara la infertilidad como una enfermedad y se contemplan tratamientos para parejas en las que la mujer tenga entre 30 y 40 años. Esto es siempre y cuando los cónyuges puedan probar dos años de residencia efectiva en territorio bonaerense. Así, el Estado concederá la posibilidad de realizar hasta dos tratamientos a cada mujer (uno por año), aunque un Consejo Consultivo evaluará la posibilidad de un tercer intento si hace falta.

Según el diputado provincial Juan de Jesús (FpV), uno de los propulsores del proyecto junto con Marcelo Feliú, el 46% de las mujeres que se someten a un tratamiento quedan embarazadas en el primer intento. En el segundo intento, el 30% da positivo.

El Doctor Horton, asimismo, explica que sólo un 20% de las parejas que consultan por infertilidad necesitan un tratamiento de alta complejidad, como la fertilización in vitro (que ronda los 18000 pesos) o la inyección de esperma. “La mayor parte de los casos se resuelven con medicación o una intervención sencilla”, declara Horton.

La ley considera como “pareja estéril” a aquella que tiene un año de relaciones habituales sin protección y que no haya logrado un embarazo. El plan de asistencia gratuito priorizará a las parejas que nunca pudieron concebir hijos, dejando afuera a aquellas que tengan que hacer tratamientos con donación de óvulos o de semen.

Juventud, divino tesoro

El médico especialista en fertilidad Sergio Pasqualini, presidente de la Fundación Repro, explica cuáles son los factores que inciden en la fertilidad de la mujer, además de su edad: “El stress y la contaminación (ya sea por tóxicos, auditiva o visual) son factores de peso”, afirma. “El ritmo de vida que se lleva hoy no es el ideal para que el cuerpo funcione en armonía. En Repro montamos un programa mente-cuerpo; por eso incorporamos, desde hace un año, elementos de la medicina tradicional china como las yerbas y la acupuntura. La idea es poner en armonía al cuerpo, como un reloj suizo”, dice.

En Argentina, la primera fertilización in vitro se realizó en 1985. La paciente fue una mujer tucumana que llevaba 10 años intentando concebir un bebé y que se embarazó en ese primer intento. A los nueves meses, tuvo mellizos.

Pero las causas de la infertilidad no son sólo femeninas. Según el diputado provincial Juan de Jesús, que también es médico, el 40% de las causas de infertilidad en la pareja son masculinas. “La varicocele (várices en los testículos) no permite que se desarrollen los espermatozoides y una simple operación resuelve el problema”, dice.

Isabel Rolando, presidenta de la Asociación Civil Concebir, es una de las mujeres que vivió en carne propia los problemas de fertilidad: “A los 25 años descubrieron que tenía las trompas tapadas. La única forma de quedar embarazada era con fertilización asistida in vitro. Hice dos tratamientos y en el tercer intento nació mi hija, que hoy tiene 21 años”, cuenta.

Después de someterse a diversos estudios, Isabel decidió fundar Concebir, junto con otras tres madres que habían tenido problemas de fertilidad. “Hace quince años que venimos haciendo talleres, jornadas y contención a nivel psicológico para que los que vienen detrás puedan tener las facilidades que nosotras no tuvimos y no dejen de luchar por tener un hijo”, afirma.

¿A quién incomoda la ley?

Si bien la ley fue bienvenida por distintos sectores y votada por unanimidad en la Cámara de Diputados y de Senadores, hay uno que no está del todo conforme: las prepagas. Esto se debe a que a partir de ahora las empresas deberán incorporar los tratamientos de fertilización asistida en sus programas regulares anuales.

Federico Díaz Mathé, director ejecutivo de la Cámara de Instituciones Médico Asistenciales de la República Argentina (Cimara), señaló en declaraciones a la prensa que el costo del tratamiento “encarecerá aún más la cuota de la medicina prepaga, que ya está por las nubes“. En su opinión, esta medida es errada porque no se resuelve el problema de la salud en Argentina. Así, Díaz Mathé declaró que “el Estado le transfiere al sector privado lo que no puede atender”. En un artículo difundido por el sitio web El Defensor de la Salud, se citó a Díaz Mathé cuando preguntó, irónicamente, “¿Mi madre tiene 86 años y va a tener que pagar la cuota por la fertilidad de los más jóvenes?”.

El diputado Juan de Jesús salió al cruce y en diálogo con Perfil.comcalificó al argumento de Díaz Mathé como “pueril”. Al respecto, dijo: “También es absurdo que una persona de 25 años tenga que estar pagando una cuota para que se sostenga la vida de una persona que está en sus últimos años a través de miles de aparatos”. El diputado dijo que, según las estadísticas, de cada 100 personas, se enferman 10. Es decir, hay noventa que pagan una cuota y raramente se enferman. “El avance de la medicina tiene que favorecer lo igualitario. Estamos hablando de generar vida, conformar una familia. Es cierto que existe el camino de la adopción para las parejas sin hijos, pero es muy difícil porque está muy burocratizado y tiene mucha carga de ideología”, declaró De Jesús.

Por su parte, el Doctor Sergio Pasqualini opina que, si bien la ley es un avance, el sistema de salud pública no está preparado para afrontar tratamientos de fertilidad. “El problema es que se haya empezado por pensar en la cobertura sin que estuviera resuelto el tema de cómo reglamentar la ley. El sistema de salud público está colapsado”, afirma. Y explica que: “Es necesario garantizarle a los pacientes que se van a someter a un tratamiento de calidad” y que no va a haber demoras.

El Doctor Horton a su vez recuerda que también existe una ley de obesidad y una ley de diabetes, pero que muchas veces no se aplican. “Hoy por hoy para cualquier tratamiento de fertilidad requiere una inversión en los recursos humanos y eso lleva tiempo. No hay una gran cantidad de especialistas en el país”, amplía.

Si bien todavía son pocas las provincias que disponen de leyes o resoluciones para la cobertura en casos de infertilidad (como Córdoba, Entre Ríos, La Pampa, Río Negro y ahora Buenos Aires), los más optimistas no descartan la posibilidad de que se sancione una ley nacional en breve.

“No creo que se tarde mucho”, declara el Dr. Marcos Horton. “Se está avanzando desde hace muchos años pero es difícil porque varios intentos que han quedado truncos”.

Isabel Rolando informa que hay un proyecto que se aprobó en la Comisión de Salud de Diputados y que se va a seguir tratando en marzo de este año. “Los proyectos de ley no prosperan por una cuestión de presupuesto”, dice Rolando.

Sea como fuere, la ley provincial es un avance para todas las parejas que se encuentran en el intento de ampliar la familia y se ven impedidos por una cuestión económica. El ministro de Salud Bonaerense Alejandro Collia aseguró que este año se destinarán 100 millones de pesos para insumos, equipamiento, medicamentos y recursos humanos a fin de cumplir con la normativa. Como toda ley, habrá que esperar a ver cómo se reglamenta. Pero el camino se encuentra trazado y no es poco.

NOTA ORIGINAL